AECID ECUADOR AECID ECUADOR AECID – Ecuador

Acto de clausura del proyecto de Escuela Nacional de Irrigación Parcelaria (ENIP), en el marco del Proyecto LAIF-Complementario al PIT, financiado a través de la AECID

Con la entrega de vitrinas de riego y bloque de lisímetros se cierra la Escuela Nacional de Irrigación Parcelaria (ENIP) en el Ecuador.

Portoviejo, Se realiza el evento de cierre de la Escuela Nacional de Irrigación Parcelaria (ENIP), un proyecto gestionado por la Agencia Española de cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), con el financiamiento de la Unión Europea y el apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería del Ecuador.  La ENIP, acción de 3,600,000 euros, forma parte del proyecto LAIF-complementario al PIT, financiado por la UE a través de la Cooperación Española, con 8,400,000 euros y que a su vez complementa el Proyecto de Irrigación Tecnificada (PIT) financiado por AECID (a través de FONPRODE), Banco Mundial, el MAGAP y aportes de las comunidades beneficiarias, por valor total de 109,170,000 USD.  El objetivo principal del proyecto ENIP es la creación de una base de expertos en riego tecnificado que acompañe la instalación de 9,000 hectáreas de riego tecnificado en beneficio de 9,000 familias de pequeños y medianos productores, resultando en un impacto muy significativo para la Agricultura Familiar Campesina.  El proyecto incluye la creación de currículos formativos y cursos de capacitación que son ofertadas por las diversas universidades participantes; E incluye infraestructuras de investigación y desarrollo a favor de las universidades participantes.

El evento de clausura se dio en las instalaciones de la Estación Experimental Portoviejo (EEP) del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), y en la Universidad Técnica de Manabí (UTM) facultad de Ciencias Agrícolas y contó con la presencia de autoridades y representantes de las diferentes instituciones  en especial con la del Sr. Ministro de Agricultura y Ganadería Subrogante Enrique Manzo, el representante de AECID sede Madrid, Sergio Colina, y Pedro Ponce, delegado por la Unión Europea en Ecuador, que han sido un eje fundamental para la creación y puesta en marcha de este proyecto que beneficia a docentes, técnicos y pequeños y medianos productores y productoras del Ecuador.

 

Sergio Colina, Jefe del departamento de Cooperación con Paises Andinos de AECID sede Madrid, en su intervención celebró los logros alcanzados a través del proyecto para contribuir a un mejor uso, gestión y gobernabilidad del agua de riego en el país que sin duda alguna es la base para un desarrollo productivo sostenible.

Como parte de la actividad se realizó un recorrido por las parcelas demostrativas implementadas por la ENIP y se procedió a realizar la entrega definitiva de las vitrinas de riego, cabe recalcar que en total se han implementado 6 vitrinas en las Estaciones Experimentales del INIAP en Quevedo, Santo Domingo, Portoviejo, Guayas, Loja y Cuenca, respectivamente. De igual manera en la UTM, se hizo la entrega oficial del bloque de lisímetros, instrumentos con los que se logra medir la evapotranspiración de los cultivos para calcular los requerimientos específicos de riego adaptados a cada cultivo y a cada región.

La ENIP ha implementado un total de once parcelas demostrativas: cinco en Universidades (UTM, ESPOL, ESPOCH, ESPE, y UCE) y seis en el INIAP. Algunas parcelas incluyen bloques de lisímetros, como las de las universidades: Universidad Técnica de Manabí (UTM), Escuela Superior Politécnica de Chimborazo (ESPOCH), y la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL). También se han construido otros sistemas para las medidas de los gastos de agua de riego y parcelas demostrativas en las universidades ESPE y UCE.

El impacto y los resultados esperado por la Escuela Nacional de Irrigación Parcelaria se puede medir tanto desde una perspectiva formativa y de capacitación, como de producción agrícola. Desde la primera hay que resaltar el largo y exitoso viaje emprendido para adaptar un modelo de formación/capacitación que pretende comenzar formando técnicos y formadores para luego alcanzar a campesinos, y en el que todos los participantes aprenden y comparten experiencias.

Gloria Cobeña, responsable del programa de yuca y camote de la EEP, comenta “el riego tecnificado nos ayuda a la producción porque se puede optimizar de mejor manera el agua y que la contribución que está haciendo la Unión Europea a través de la AECID hace que como especialistas podamos desarrollar mejor el cultivo y esta tecnología de desarrollo va a ser llevada a los agricultores de tal manera que se va a impulsar el uso del agua, y lo mejor de todo es que ya no necesitarán de varias personas para regar una hectárea, bastaría con una, optimizando de esta manera la mano de obra y producir en mayor cantidad”.

 

Compartir

Suscríbete a nuestro Boletín

Twitter