AECID ECUADOR AECID ECUADOR AECID – Ecuador

Carchi: los Grupos de Auto Ahorro y Préstamo y la economía solidaria

Foto superior: Mapa de la Provincia de Carchi con los grupos existentes y sus nombres. 

En Tulcán, Provincia del Carchi, el proyecto “Fortalecimiento Organizativo de los Grupos de Ahorro y Préstamos” es implementado por la Misión Scalabriniana con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Se ejecuta mediante la conformación de Grupos de Auto Ahorro y Préstamo (GAAP) que reciben asesoría técnica y metodología de economía solidaria a lo largo de todo el proceso, sin distinción de edad, género, credo, etnia, orientación política o sexual.


Primera fase: el auto ahorro

Los GAAP tienen como propósito principal proporcionar a sus integrantes un acceso al ahorro y servicios simples de préstamo y seguro, donde todos son miembros de una comunidad que no son sujetos de crédito para el sector financiero formal. Los GAAP permiten cubrir pequeñas necesidades y realizar actividades multiplicadoras de ingresos usando el ahorro colectivo además se establece un fondo para emergencias.

Los Grupos son autónomos y auto gestionados, conformados por 10 a 25 personas máximo, sus miembros acuerdan un conjunto de normas o un reglamento que oriente sus actividades. Son grupos relativamente reducidos con el objetivo que se conozcan entre ellos, fomentando la solidaridad, autoayuda e integración en la comunidad de acogida, aspectos que van más allá de la economía. Están conformados por personas de múltiples nacionalidades procedentes en muchos casos de los flujos de movilidad humana.

Cada grupo consta de un promotor o promotora desde la Misión Scalabriniana, que tienen el rol de proporcionar acompañamiento técnico, implementación de técnicas de ahorro, orientación, visitas y seguimiento de los emprendimientos además de articular capacitaciones con entidades públicas o de interés para los grupos.

Se le entrega a los GAAP una Cartilla Pedagógica Informativa que explica el proceso de fortalecimiento organizativo, en ella se hace un llamado a la reflexión sobre la propia situación como actores en su comunidad, sobre qué es lo que busca la economía social y solidaria (ESS), su relación con el contexto social y cultural en el que viven, por el bien personal y el grupal.

En una reciente misión de seguimiento a Tulcán el #Equipo Europa (UE, GIZ y AECID) participó en un encuentro con la Misión Scalabriniana y algunos de los GAAP. Comentaron que los vínculos y los lazos que se crean en los grupos son muy fuertes, explicaron que si alguno de sus integrantes tiene necesidad, puede contar con el fondo, así como solicitar un préstamo, eso sí, aclararon, hay intereses. Cada grupo debe aportar a un fondo de ahorro y a un fondo de emergencia, al final del ciclo (un año) durante el que el fondo se ha hecho crecer, los ahorros y las ganancias se reparten entre sus miembros. Hermel Mendoza de la Misión Scalabriniana comentó sobre la maravillosa experiencia al preguntarles el significado de los nombres con el que los GAAP se han auto nominado, cómo “Amigos sin fronteras” o «Alianzas sin fronteras” además insistió que la Misión sólo les asiste y acompaña en todo el proceso pero que son los GAAP los responsables de su gestión, mientras nos mostraba el mapa de la Provincia con los grupos existentes y sus nombres. Misión Scalabriniana da apoyo a más de 400 GAAP.

Segunda fase: microcréditos (capital Semilla)

El sistema financiero local no suele conceder préstamos a los que integran los GAAP, ya que no pueden demostrar un récord crediticio local y en algunos casos no tiene documentos identificativos. Con el capital Semilla que se les entregará, con el aval de la Misión Scalabriniana después de la evaluación pertinente, les permitirá abrir las puertas al sistema de economía popular y solidaria donde crean un historial crediticio y finalmente al sistema financiero estándar. Esto funciona de la siguiente manera; con un emprendimiento colectivo de 4 a 10 personas máximo validado, que conste de un plan de negocios y se establezcan las necesidades de los fondos, serán sujetos de recibir dicho capital, lo que llevará a la apertura de una cuenta bancaria para ingresar dichos fondos, y a partir de aquí, realizar las compras del emprendimiento, pagar el IVA, etc. Esto crea un vínculo con el sistema financiero al adquirir garantías (inclusive no teniendo aun toda la documentación legal de residencia que suele tardar).

Tercera fase: la capacitación

Después de recibir el fondo Semilla, recibirán capacitación, con la que se buscará fortalecer a las personas, mejoramiento de las finanzas y el manejo de sus negocios.

Después de 2 a 3 años siguiendo este proceso circular, se podrá hablar de inserción social y adquisición de referencias crediticias, y alcanzar a los objetivos de la implementación de este proyecto, el empoderamiento, fortalecimiento organizativo y sostenibilidad de los beneficiarios y las beneficiarias.

Compartir